¿Sabías que un paciente tarda más de 2 años en ser correctamente diagnosticado y tiene acudir a más de 5 especialistas?

El mayor desafío en el diagnóstico y el tratamiento de la enfermedad de Lyme está en la falta de marcadores suficientemente sensibles y fiables de la enfermedad. Con las pruebas disponibles actualmente, es difícil determinar quién tiene la enfermedad y la eficacia y duración del tratamiento. Debido a la dificultad en el cultivo de las bacterias, las pruebas de la enfermedad de Lyme se basan en la respuesta de diferentes anticuerpos. Debido a la falta de fiabilidad de estos análisis, la mayoría de los médicos expertos en la enfermedad de Lyme aconsejan a los pacientes evitar el análisis de Lyme ELISA, y hacerse directamente la prueba de confirmación Western Blot.

Para obtener un diagnóstico hay que acudir a un médico especialista en la enfermedad de lyme. En la asociación tenemos un listado de los médicos especialistas en lyme en España, si quieres que te orientemos, ponte en contacto con nosotros. En EE.UU. ILADS cuenta con un directorio mundial de médicos especializados el la enfermedad de lyme.

En un estudio realizado en marzo de 2015, investigadores del Hospital Johns Hopkins encontraron que el 39% de los pacientes con diagnóstico de enfermedad de Lyme y que habían desarrollado eritema migrans (desarrollar eritema migrans es por sí solo marcador para el diagnóstico de enfermedad de Lyme) permaneció seronegativo en un Western Blot. Aún más revelador, la mayoría de los individuos seropositivos en serología aguda y convaleciente tenía un western blot IgG negativo, lo que demuestra que IgG seroconversión en transferencia de Western era muy poco frecuente. En Virginia, la legislación recientemente aprobada requiere que los proveedores de atención médica para notificar a los evaluados para la enfermedad de Lyme que las pruebas de laboratorio actual a menudo puede producir resultados falsos negativos. Por desgracia, muchas personas se les hace creer que son “negativo” para la enfermedad de Lyme en base a pruebas defectuosas.